DISTRACCIÓN OSTEOGÉNICA (DO)

CIRUGIA ORTOGNÁTICA
July 15, 2015
CIRUGIA RECONSTRUCTIVA DE LOS MAXILARES
July 15, 2015

DISTRACCIÓN OSTEOGÉNICA (DO)

Definición: La distracción osteogénica comprende una serie de técnicas quirúrgicas en las cuales se realiza una sección a través de una osteotomía y posteriormente una liberación de un segmento óseo unido a un pedículo vascular con un movimiento gradual de expansión, para lograr formación de hueso en la zona de la osteotomía.

La DO se basa en el principio de tensión–estrés que permite la formación de hueso mediante elongación progresiva del mismo y de los tejidos blandos a través de una fractura controlada. Para la distracción es necesario utilizar y colocar en el paciente durante el procedimiento quirúrgico unos aparatos llamados distractores: los cuales se fijan a los huesos con tornillos de titanio y son los que permiten realizar posteriormente el movimiento gradual deseado en la zona donde se realizaron las osteotomías. Los distractores vienes en gran variedad de diseños (según las necesidades del paciente), pueden ser intraorales y extraorales, y el paciente puede necesitar unos, dos o más distractores, según el sitio anatómico y según la patología.

Indicaciones y tratamiento: Su uso está indicado en defectos óseos congénitos por anomalías craneomaxilofaciales, síndromes faciales o adquiridos, secuelas de trauma facial, tumores infecciones, patología oral etc. El paciente permanecerá con el distractor un tiempo mínimo de seis meses de manera pasiva, con el fin de que los huesos y tejidos cicatricen, posteriormente requerirá de una segunda intervención para retirar los distractores. En los dos tiempos quirúrgicos la mayoría de las veces se requiere de anestesia general, aunque hay algunos distractores sencillos y pequenos, que permiten la utilización de sedación endovenosa.

Recomendaciones postoperatorias: Después del procedimiento quirúrgico el paciente será medicado y controlado por el cirujano. El distractor se mantendrá sin activar durante 4 o 5 días, posteriormente comenzara la activación diaria, la cual debe ser estricta, y aunque se realiza de manera ambulatoria el paciente debe ser muy puntual para asistir a las citas de activación y el cirujano deberá llevar un registro exhaustivo de los movimientos y milímetros logrados, de lo contrario los objetivos de la cirugía pueden no llevarse a cabo. Además se debe realizar controles radiográficos, no solo de cómo quedaron los distractores fijos en los huesos, sino de los movimientos logrados.

Signos de alarma – complicaciones: Dolor severo, hemorragia intra y postoperatoria, hematoma, infección, posición inadecuada del distractor, fractura del distractor.