CIRUGIA RECONSTRUCTIVA DE LOS MAXILARES

DISTRACCIÓN OSTEOGÉNICA (DO)
July 15, 2015
MALFORMACIONES CRÁNEO – FACIALES
July 15, 2015

CIRUGIA RECONSTRUCTIVA DE LOS MAXILARES

Definición: La inadecuada forma o estructura del maxilar o de la mandíbula puede darse como resultado de lesiones, patologías severas, trauma, resección de un tumor, uso de prótesis dentales por un largo período de tiempo, etc.

La utilización de injertos óseos en estos pacientes es necesaria,  ya sea hueso del mismo paciente (autólogo)  o materiales sustitutos, permite la reconstrucción y posterior rehabilitación del paciente.

Indicaciones y tratamiento: El cirujano maxilofacial debe hacer una evaluación cuidadosa y determinar la cantidad de tejidos blandos y duros a restaurar, si es necesario o no interconsultar con otras especialidades y seleccionar que tipo de injerto es el más apropiado para el paciente.  Los injertos de piel y de tejidos blandos deben utilizarse en la corrección de los defectos para mejorar la arquitectura y anatomía de la región maxilofacial, los injertos óseos autólogos pueden ser tomados de los huesos maxilares del mismo paciente, de costilla, peroné, tibia, cresta ilíaca y en los materiales sustitutos se encuentran en variedad de orígenes, presentaciones, marcas, texturas, cantidades y precios: según lo requiera el paciente.
Por medio de la cirugía reconstructiva se pueden restituir los tejidos para poder proveer una rehabilitación y lograr una adecuada alimentación y restablecimiento de funciones tales como el habla, la deglución etc. Los implantes dentales se pueden utilizar para remplazar dientes y/u otras estructuras perdidas.  También se utilizan como anclaje de prótesis orales y maxilofaciales.
Los procedimientos de cirugía reconstructiva menores y en los que se utilicen materiales sustitutos se pueden realizar con anestesia local o bajo sedación endovenosa, los procedimientos de cirugía reconstructiva mayores se realizan bajo anestesia general y el paciente debe tener en cuenta que son dos cirugías realizadas simultáneamente en un mismo tiempo quirúrgico, por lo tanto puede requerir algunos días de hospitalización, en na institución de media o de alta complejidad.
Recomendaciones postoperatorias: Después del procedimiento quirúrgico el paciente será medicado, además de controlar el sitio de la reconstrucción en los maxilares se debe vigilar el lecho quirúrgico donde fue tomado el injerto óseo.

Signos de alarma – complicaciones: Dolor severo, hemorragia intra y postoperatoria, hematoma, sinusistis, infección, perdida de dientes o movilidad, disminución o alteración de la sensibilidad, pérdida del injerto.